La Iglesia y San Pablo

Después de aprender sobre Pentecostés y Corpus Christi, empezamos a profundizar en un gran regalo que nos hizo Jesús: la Iglesia. Nuestra Madre la Iglesia tiene un aspecto visible (el Papa, los obispos, los sacerdotes, las parroquias, etc) y un aspecto invisible: cada uno de nosotros es una piedra viva que forma la Iglesia. ¡Nosotros somos la Iglesia!
El 29 de junio celebramos la solemnidad de San Pedro y San Pablo. San Pedro, piedra sobre la que Jesús edificó Su Iglesia; San Pablo, quien recibió de Jesús el llamado de llevar su Buena Noticia a todo el imperio romano, expandiendo enormemente la comunidad de creyentes. Gracias a ellos, a su docilidad al Espíritu Santo, nosotros hoy podemos decir que conocemos a Jesús.
Intentando conocer un poco más sobre nuestra Madre la Iglesia, sobre sus orígenes, e impulsados por esta fiesta tan linda, empezamos a ver y comentar la vida de San Pablo. Esta película intenta mostrar su conversión, basándose principalmente en el relato de los Hechos de los Apóstoles y las cartas del Apóstol. Cuando tuvimos necesidad de aclarar, o sacarnos una duda, cortamos la película, preguntamos, charlamos, y leímos los pasajes del Nuevo Testamento que relatan lo que estábamos viendo.

Esta entrada fue publicada en Catequesis. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *