PRESENTACIÓN DE LA VIDA DE SAN PABLO. Álvaro, Oli, Mati y Facu

Esta es nuestra presentación sobre la vida de San Pablo, esperamos que les guste!

 

La vida de San Pablo

 

San Pablo nació en la ciudad de Tarso. Su nombre judío era Saulo y luego cuando empezó a creer en Dios se cambió el nombre a San Pablo. Gamaliel fue su maestro desde su infancia por lo tanto tanto le defendía cuando había problemas por la religión. San Pablo era fariseo pero no tomaba parte en la peleas entre fariseos y las otras religiones. Él, al principio perseguía y mataba a los católicos hasta que el Señor se le apareció en el viaje hacia Damasco, y quedó ciego por unos días, un católico amigo de Bernabé le curó los ojos y empezó a creer. También hizo cuatro viajes misioneros. Hizo muchas cartas pero hay trece como a los Efesios y los Gálatas. Se encuentran en la Biblia.

También le escribió una carta a los romanos en la que da estas enseñanzas:

Amar a nuestros enemigos, el respeto a las autoridades, amar a los demás como a ti mismo, ser tolerantes con nuestros hermanos, ser fieles a Dios como Él lo enseña.

En la carta a los corintios les dio estas orientaciones:

“Yo los exhorto a que se pongan de acuerdo, que no pongan divisiones entre ustedes y vivan en paz.”

“Que nadie gloríe en lo hombres, porque todo les pertenece a ustedes”

“Hermanos, que cada uno permanezca delante de Dios en el estado en que se encontraba cuando fue llamado”

Y escribió la frase 1 cor 13 punto 1 en la cual se refería a esto:

Aunque alguien tenga todo si no tiene amor no tienes nada.

Y al final de su vida nos escribió esta carta a séptimo:

“Chicos de séptimo,

             Yo creo con toda honestidad que son un grupo con mucha inteligencia, pero el problema es que no se escuchan mucho entre ustedes y que hay falta de amor. Yo creo que el amor es algo muy importante, y más para un grupo como ustedes, el amor tiene que estar entre ustedes y eso deberían mejorarlo. También tienen que mejorar escucharse entre si.

Los quiero mucho

San Pablo

 

Esta entrada fue publicada en Catequesis. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *